Parábola de los Talentos

Parábola de los talentos (Mateo 25:14-30)

»El reino de los cielos será también como un hombre que, al emprender un viaje, llamó a sus siervos y les encargó sus bienes. A uno le dio cinco mil monedas de oro, a otro dos mil y a otro sólo mil, a cada uno según su capacidad. Luego se fue de viaje. El que había recibido las cinco mil fue en seguida y negoció con ellas y ganó otras cinco mil. Así mismo, el que recibió dos mil ganó otras dos mil. Pero el que había recibido mil fue, cavó un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.

»Después de mucho tiempo volvió el señor de aquellos siervos y arregló cuentas con ellos. El que había recibido las cinco mil monedas llegó con las otras cinco mil. "Señor —dijo—, usted me encargó cinco mil monedas. Mire, he ganado otras cinco mil." Su señor le respondió: "¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! En lo poco has sido fiel; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!" Llegó también el que recibió dos mil monedas. "Señor —informó—, usted me encargó dos mil monedas. Mire, he ganado otras dos mil." Su señor le respondió: "¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! Has sido fiel en lo poco; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!"

»Después llegó el que había recibido sólo mil monedas. "Señor —explicó—, yo sabía que usted es un hombre duro, que cosecha donde no ha sembrado y recoge donde no ha esparcido. Así que tuve miedo, y fui y escondí su dinero en la tierra. Mire, aquí tiene lo que es suyo." Pero su señor le contestó: "¡Siervo malo y perezoso! ¿Así que sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he esparcido? Pues debías haber depositado mi dinero en el banco, para que a mi regreso lo hubiera recibido con intereses.

» " Quítenle las mil monedas y dénselas al que tiene las diez mil. Porque a todo el que tiene, se le dará más, y tendrá en abundancia. Al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese siervo inútil échenlo afuera, a la oscuridad, donde habrá llanto y rechinar de dientes." Mateo 25:14-30


Aplicación

Esta parábola nos debe hacer pensar mucho. Cada uno de nosotros tiene un talento especial, o muchos, que Dios nos ha dado. ¿Cuál crees que es tu don? Lo primero que debemos hacer consiste en examinar nuestra vida, para saber qué cosas sabemos hacer mejor que otras. No se trata de decir, "yo no soy bueno para esto o para esto otro." Se trata de lo contrario, deslindar todo aquello para lo que somos realmente buenos. Muchas veces ser diestro en algo supone nada más que el interés que le demos a esa actividad. Tildamos de lentos o lentas a personas que supuestamente no tienen mucha inteligencia. Y eso se debe en gran parte a un infinito número de variables que no tienen nada que ver con el cerebro. Por esa razón es menester que hagamos una introspección y veamos qué temas nos interesan más, qué actividades gozamos mucho, y eso nos dará una idea de para qué somos buenos. En última instancia sabremos para qué nos puso Dios en este mundo.

Sí, porque cualquier cosa que hagamos puede manifestarse en la gloria de Dios. Si escribes, o pintas, o tocas algún instrumento. Si eres bueno para las artesanías manuales. Si puedes arreglar artefactos. Si hablas bien, o eres un magnífico y atento escucha. Si puedes analizar circunstancias. La lista puede alargarse infinitamente, y todas caben de manera perfecta en el plan de Dios para la salvación del mundo.

Lo que no es bueno hacer es guardarse los talentos para uno. Fue lo que hizo el último de los hombres a quienes el amo les dio los talentos. De alguna manera debemos poner a funcionar esos dones para el servicio de los demás. Sé de personas con uso talentos formidables, que por excusas parecidas a las de ese hombre de la parábola, dejan perder oportunidades inmensas de ayudar y ayudarse. Tengo un amigo con el más grande talento musical que he conocido. No ha hecho nada con eso. Un día hasta me dijo que no quería que lo llamaran "el músico de la iglesia." Le dije que no veía nada malo en eso, pero el insistió en que eso dañaba su imagen de hombre de negocios. Cosa que tampoco llevó a cabo, los negocios.

Cristo nos cuenta esta parábola ciertamente para decirnos que de la misma manera que los bienes ultraterrenos, como la fe, se acrecientan con el uso y con la práctica diaria, los bienes materiales también se pueden manifestar y acrecentar con la inversión y la constancia. Al que tiene se le dará, dice Jesús. Si oramos cada día con mayor fervor, poco a poco esa oración se hará mayor, más constante, más fuerte. Dios nos asistirá para que desarrollemos ese músculo. Pero si no lo hacemos, perderemos la práctica, y nuestra oración será débil, escueta y sin mucho efecto. De la misma forma, si hacemos ejercicio diario, nos mantendremos en forma, y seremos mucho más saludables. Quedarnos tirados en la cama todo el día lo único que nos producirá es alta presión, depresión y otras alimañas de la salud parecidas a esa.

Por lo tanto, el cultivo de las virtudes y de los talentos debe ser nuestro norte. Y sobre todo, siempre con el prójimo en mente. Cuando hagamos un trabajo en el que seamos buenos, siempre hagámonos esta pregunta: ¿Cómo beneficia mi trabajo a mi prójimo? Asimismo preguntémoslo cuando dejemos de hacer algo por defender nuestra comodidad. Conocí a un maestro de escuela superior que faltaba todos los jueves porque el no quería que el sistema se robara su dinero de licencias por enfermedad. Irónicamente, luego se enfermó del corazón, lo tuvieron que operar de corazón abierto, y muchos de sus compañeros le cedieron horas por enfermedad, porque él ya las había agotado todas. ¿No crees que eso estuvo de más? No obstante, en la calle siempre hay gente dispuesta a sacrificarse por los otros.

Pensemos en esto. No escondamos el talento que nos dieron, aunque nos parezca que es insignificante. Hagamos nuestro trabajo con el amor de brindárselo a nuestros semejantes, y aunque nos digan que somos beatos o que somos esto o aquello, sufrir vejaciones por Cristo es siempre la mejor inversión, las que nos dará los mejores réditos.


Pregunte: ¿Cómo se relaciona esta parábola con nosotros? ¿Qué está diciéndonos Jesús?

Como hemos aprendido Jesús usa las parábolas para enseñarnos acerca de nuestra relación con Él. Aquí en esta parábola el señor representa Dios quién entrega a cada persona diferentes habilidades – los talentos que eran dinero en la parábola. Algunos tal vez tienen más capacidad o habilidad que otros pero Dios les da a todos. Algunos usan lo que Dios les ha dado para glorificarle, pero otros ignoran su relación con Dios y los talentos que se les dio.

Estas personas muchas veces dicen que si Dios no fuera tan duro o si no tuvieran tanto miedo de Él que le servirían. Usualmente estos dichos solamente son excusas que ponemos porque realmente somos indiferentes a Dios y la obra que Él quiere hacer por medio de nuestras vidas. Si en verdad tuviéramos mucho miedo de Él, haríamos todo lo que es posible para servirle debido al miedo que tenemos. En verdad, casi siempre, a nosotros no nos importa lo que Él quiere y por eso no tratamos de vivir por Él ni complacerle con nuestras acciones.

El problema con el tercer siervo en verdad era un problema dentro de su corazón. Él no tenía amor por su señor en su corazón, sólo miedo. Los otros dos siervos tenían una buena relación con su señor y le amaban, por eso querían complacerle trabajando bien duro para él. En la misma forma, hay personas en nuestra tiempo que no tienen una relación con Dios, solamente tienen miedo de él. Dios no quiere que tengamos miedo de él. Él quiere que entendamos el sacrificio que Él hizo al mandar a Su Hijo, Jesucristo, para morir en la cruz tomando el castigo por nuestro propio pecado en sí mismo. Cuando uno entiende ese sacrificio que resulta en un gran amor por nosotros, tenemos el amor de servirle y usar nuestras vidas o talentos para agradarle.

Pregunte: ¿Qué talentos tiene usted que pueda usar para servir al Señor?

** Nota al maestro: Muchos de los estudiantes no van a encontrarlo fácil pensar de diferentes formas en las que pueden servir al Señor. Ayúdeles a ver los talentos que tienen ellos.

www.todosjesus.info
¡DVDs, Libros y Artículos Gratis!
FREE DVDs & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDs & VIDEOS FOR FREE!